ESTE FIN DE SEMANA ESTUVO DE VISITA EN EL PUERTO DE MANZANILLO, EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA, ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, ESPECIFICAMENTE REALIZÓ UNA VISITA TÉCNICA A LA TERMOELÉCTRICA, AHÍ EL GOBERNADOR DEL ESTADO JOSÉ IGNACIO PERALTA SANCHEZ, DESTACÓ LOS APOYOS DEL GOBIERNO FEDERAL A LOS COLIMENSES, PERO TAMBIÉN PRESENTÓ ALGUNOS PLANTEAMIENTOS AL MANDATARIO DE LA NACION.

 

“EN primero, quiero agradecerle a nombre del pueblo de Colima, a nombre del gobierno del estado, el apoyo que recientemente por sus instrucciones nos ha dado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para poder cerrar el año fiscal 2019 cumpliendo con nuestras obligaciones de cierre de año, principalmente lo que es el pago de los aguinaldos.

Gracias, señor presidente. Las familias de los trabajadores colimenses, burócratas del gobierno del estado podrán estar disfrutando de esta Navidad habiendo cumplido con el pago de sus aguinaldos gracias a su apoyo.

También quiero decir, en segundo lugar, que esta es una empresa que nos da orgullo a todos los mexicanos y por supuesto a los colimenses. Esta es la central termoeléctrica más importante, de mayor generación y de mayor capacidad en todo México y sobre todo con la mayor y más alta tecnología, utilizando gas natural.

Hace muchos años se generaban aquí mil 900 megawatts con seis unidades, solamente combustóleo y este representaba una contaminación importante; afortunadamente esto se ha mejorado sustancialmente.

Lo que le pedimos, señor presidente, es que el gas natural sea la constante en la generación eléctrica aquí en la Central Termoeléctrica de Manzanillo para que no afectemos la salud pública, para que impulsemos sectores tan importantes como lo es el turismo y para que Manzanillo siga siendo el puerto de México.

En segundo lugar, decirle que vienen proyectos muy importantes en el sector energético, que ya lo conocen funcionarios de su administración y que seguramente con su apoyo serán también proyectos que van a detonar el desarrollo del centro occidente del país.

Y, por último, señor presidente, estamos aquí también en Manzanillo, en el puerto más importante de México. Tenemos un ligero, pero afortunadamente positivo crecimiento e la carga contenerizada. El puerto de Manzanillo se ha considerado también como el tercero más importante de América Latina y queremos con su respaldo que el puerto siga creciendo por muchos años más.

En el vaso dos de la laguna de Cuyutlán se tiene un enorme potencial en donde ya ahorita ya se tiene maniobra marítimo-portuaria con los buques metaneros. Ya se tiene infraestructura y por lo tanto es un tema que puede seguir creciendo con su apoyo y con su respaldo.

Son los temas que yo quería manifestar en esta bienvenida que le hacemos al señor presidente de la República en ocasión a la visita a la Central Termoeléctrica de Manzanillo, que es un día importante para Colima y por supuesto para el sector eléctrico mexicano.

 

Por su parte  el director general de la CFE, Manuel Bartlett resaltó la importancia de la termoeléctrica de Manzanillo.

 

Tenemos hoy una visita muy particular. Andrés Manuel López Obrador hoy, hoy presidente de México desde hace mucho tiempo es un hombre que tiene en sus intereses más profundos, en su visión para el desarrollo de México a la CFE como una de sus prioridades siempre. Desde candidato y luego desde presidente desde el primer día estableció como su objetivo principal impulsar la energía en este país.

El presidente sabe que quienes han permitido el desarrollo industrial de este país son ustedes, quienes han creado lo polos de desarrollo, la electricidad ha sido el punto de partida. Quienes han construido este país son los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad.

Se dice muy rápido, pero sin electricidad no hay energía, no hay desarrollo, no hay vida cultural, no hay nada; y ustedes son quienes brindan al país ese elemento fundamental, ese derecho humano que es la electricidad.

Me encomendó, y se lo agradezco enormemente, la coordinación de esta gran empresa, me preguntó desde hace muchos meses si podíamos volver a levantar a esta empresa, que la llevaban en decremento permanente. Y le dije que sí.

Y hoy, después de haber visitado muchas plantas, de haber tenido muchas relaciones directas con ustedes, le puedo decir al presidente que esta empresa va a vivir por cientos de años al lado del pueblo de México.

 

La CFE Manzanillo 1 fue inaugurada el 1º de enero de 1982. En su primera etapa la central comprendía cuatro unidades generadoras, cada una de ellas con capacidad instalada de 300 megawatts.

Posteriormente se construyó la Central Manzanillo 2, inaugurada en 1988, integrada con dos unidades generadoras con capacidad instalada de 350 megawatts cada uno, con equipos en turbina de vapor, un generador eléctrico y generador de vapor.

Actualmente el complejo termoeléctrico se integra por 12 unidades generadoras de energía, ocho de ciclo combinado y cuatro de combustión dual de vapor convencional con uso de gas natural, combustóleo o mezcla de ambos combustibles.

 

En su discurso el presidente de México expresó que:

 

Estamos terminando una gira de tres días visitando las centrales eléctricas, ya hicimos lo mismo visitando las refinerías de Pemex y también los campos de producción de petróleo en tierra y en aguas someras; y ahora estamos terminando, decía, de recorrer tres centrales eléctricas, estuvimos el viernes en El Sauz, en Querétaro, ayer en Los Azufres y ahora aquí con ustedes en Manzanillo.

El propósito es supervisar el funcionamiento de estas centrales. No es lo mismo tener el informe que nos entregan en la oficina a estar en una central, se aprecia mejor lo que está sucediendo.

Además, esto nos permite establecer comunicación con los trabajadores, con los técnicos que son el alma de estas plantas y de esta central eléctrica. Sin ustedes no podríamos llevar a la práctica ningún proyecto, porque se necesita de la participación de ustedes, del compromiso de ustedes, de que ustedes no sean considerados como un factor más, una variable, un elemento, un sujeto del proceso de generación de energía eléctrica, sino que sean ustedes protagonistas de la transformación de México y que cada uno de nosotros tengamos consciencia de lo que podemos hacer en beneficio de los demás, en beneficio de otros, en beneficio del prójimo, en beneficio de la colectividad, en beneficio de la nación, en beneficio de nuestra patria.

Por eso es importante tener este encuentro, porque sólo juntos, con la participación de los trabajadores vamos a poder sacar a delante a la Comisión Federal de Electricidad, a Pemex, vamos a mejorar la educación pública, la salud, vamos a sacar a nuestro pueblo de la pobreza, de la marginación, del atraso; y juntos también vamos a garantizar la paz y la tranquilidad que hace falta en Manzanillo, en Colima, en el país.

Pero todo esto, si se tiene un gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo, que no haya divorcio, que no esté el pueblo por un lado y el gobierno por otro, sino que estemos siempre juntos.

Por eso vengo a decirles que hemos tomado la decisión de fortalecer esta empresa pública, la Comisión Federal de Electricidad. Ustedes saben que durante muchos años se aplicó una política contraria a las empresas públicas, se apostó a la privatización.

¿Qué es privatizar?

Véanlo en el diccionario, es convertir lo público en privado. Y en eso consistió la política que se impuso desde 1983, que duró hasta noviembre del año pasado. Eso le llamaron o lo conocen como neoliberalismo, pero en realidad, en el caso de México, que ya se había tenido una experiencia parecida, ya se había aplicado un modelo prácticamente igual que el neoliberalismo, se podría hablar de neoporfirismo, porque el neoliberalismo es una calca de la política que se llevó a cabo durante el porfiriato cuando se privatizaron los bienes del pueblo y de la nación. Se entregaron los ferrocarriles, la industria eléctrica, las minas, se entregó el petróleo y se apostó a que con la simple participación del sector privado iba a haber crecimiento, desarrollo, bienestar y eso no sucedió.

El poco crecimiento que hubo en ese entonces, el poco progreso que hubo tuvo como costo la esclavitud y produjo la Revolución ese modelo.

Regresan con lo mismo, lo imponen, empiezan a privatizar las minas de oro, de plata, de cobre, el petróleo, la industria eléctrica, las autopistas, los aeropuertos, en fin. Esa era la política.

¿Y qué beneficios tuvo el pueblo de México con esa política?

Nada; al contrario, se empobreció a millones de mexicanos, se produjo una monstruosa desigualdad económica y social, porque mientras unos cuantos acumularon enormes fortunas y aparecen hasta en la lista de los hombres más ricos del mundo, millones de mexicanos carecen hasta de lo más indispensable.

¿Y qué caracterizó a esa política neoliberal o neoporfirista?, ¿cuál fue su distintivo?

La corrupción. Se dedicaron a saquear aquí, en la industria eléctrica y en la industria petrolera, y en todo; a hacer jugosos negocios al amparo del poder público. Afortunadamente el pueblo dijo: Basta y se inició una transformación.

Imagínense cómo estaríamos en México si no se hubiese llevado a cabo el cambio de hace un año y medio, de julio del 2018. Miren cómo están otros países que no cambiaron, que siguieron con la misma política neoliberal; están las manifestaciones en las calles, los tanques, reprimiendo al pueblo.

En nuestro país por este cambio podemos decir con mucha satisfacción que hay gobernabilidad y muchas esperanzas en la gente, y también ya felicidad en muchos, sobre todo en la gente más humilde, en la gente más pobre, están recibiendo lo que nunca les habían entregado: programas de bienestar, pensiones para adultos mayores, pensiones para niñas, niños con discapacidad, 11 millones de becas para estudiantes de familias pobres, y así muchas acciones en beneficio de nuestro pueblo.

Por eso es importante que celebremos la decisión inteligente de nuestro pueblo de optar por el cambio, por la transformación, y de hacerlo de manera pacífica, sin violencia.

Ha habido tres transformaciones en la historia del país: la Independencia, la Reforma, la Revolución, pero por las circunstancias se tuvieron que hacer con las armas y hubo violencia, y nosotros estamos llevando a cabo la Cuarta Transformación de la Vida Pública de México de manera pacífica. Por eso estamos contentos, satisfechos terminando este año.

Vengo a decirles que ya no va a seguirse aplicando la política privatizadora en la industria eléctrica, que ahora se va a fortalecer la Comisión Federal de Electricidad, ya desde este año lo estamos haciendo, ya estamos apoyando con más inversión a la Comisión Federal de Electricidad.

El plan que quedó trunco, fallido, porque sonó la campana, era que la Comisión Federal de Electricidad dejara de producir energía, querían que a finales del sexenio estuviesen produciendo estas plantas el 20 por ciento del consumo nacional y el 80 por ciento del mercado lo querían manejar las empresas particulares, nacionales y sobre todo extranjeras.

Eso ya se detuvo y con mucha claridad hemos dicho: Nada más hasta donde llegaron, llegaron a tener el 44 por ciento del mercado y la Comisión Federal el 56; mínimo vamos a terminar el sexenio con la misma proporción 44-56, pero va a seguir siendo la Comisión Federal de Electricidad una empresa pública mayoritaria en la distribución de la energía eléctrica en nuestro país.

Esto no es monopolio, esto es proteger una empresa estratégica del pueblo y de la nación. Ahora estoy leyendo las críticas de los conservadores que dicen que regresa la Comisión Federal de Electricidad a ser un monopolio. No, regresa a cumplir su función social.

¿Qué hicieron en estos 36 años de política neoliberal?, ¿Bajaron acaso las tarifas de la energía eléctrica cuando ellos tenían los contratos para generar energía?

No, aumentó el precio de la luz. Nosotros llevamos un año con esta nueva política y no ha aumentado el precio de la luz, ni va a aumentar en todo el sexenio porque vamos a competir con piso parejo con las empresas particulares, que además de vender cara la energía a la Comisión Federal de Electricidad, recibían hasta subsidio. Ya se acabaron esos abusos, ahora va a ser distinto, por eso celebro estar aquí con ustedes.

Y vengo a informarles que vamos a seguir invirtiendo para que aumente la generación de eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad. Decía yo esto sólo es posible con ustedes, estando conscientes de que esta empresa es estratégica, no sólo para vender la energía eléctrica a precios justos a los consumidores, sino para desarrollar al país.

Logramos que se aprobara en Estados Unidos el Tratado de Libre Comercio y van a llegar muchas inversiones, van a establecerse fábricas, empresas, en nuestro país, esto va a significar crear empleos, mejorar los salarios de los trabajadores, pero para que haya ese crecimiento necesitamos de la energía eléctrica. Por eso es un insumo, un recurso fundamental que tenemos que producir.

Nosotros estamos pensando en fortalecer todo el sector energético. La inversión pública tiene como prioridad apoyar al sector energético, a Pemex, para tener petróleo, tener gasolinas, no estar comprando la gasolina en el extranjero y tener energía eléctrica. El sector energético va a ser la palanca del desarrollo nacional. Entonces, vamos a apoyar con inversión pública suficiente.

Yo le quiero pedir al licenciado Bartlett que hable con los dirigentes Suterm, con los representantes de ustedes, porque aquí en esta planta, aquí en esta central me hicieron algunos planteamientos, porque hubo modificaciones al contrato colectivo de trabajo, sobre todo en lo que tiene que ver con los aumentos en los años de jubilación.

Miren, les voy a comentar algo sobre esto. Este cambio lo hicieron como hace dos o tres años, tienen tache los dirigentes.

Ahora vino la revisión del contrato -nos tocó a nosotros- de los petroleros. Me mandaron a decir los dirigentes, porque querían quedarse ellos con sus privilegios, me mandaron a decir que estaban dispuestos a aceptar que aumentara la edad de jubilación para los trabajadores petroleros. Y los mandé al carajo, lo que se hizo fue quitar los privilegios para los dirigentes, no aumentar los años de trabajo para la jubilación.

Bueno, ya lo de ustedes pasó, pero lo vamos a revisar. No quiero que se entienda que todo fue culpa de los dirigentes, es que había muchas presiones, los tenían bien apergollados, y ahora hay libertad sindical, democracia sindical. Tenemos que ponernos de acuerdo, trabajadores y dirigentes, los representantes de los trabajadores.